En la definición de producto que hemos realizado en la introducción de este apartado, incluíamos tanto los productos que vendemos como los que compramos y podemos analizar en los dos ámbitos. Para dar de alta un nuevo producto debemos rellenar una simple ficha como la que se muestra en la siguiente imagen.

Podemos ver los campos obligatorios que precisamos para crear un porducto y nos encontramos con el campo ‘Código‘. Internamente, el producto dispone de un código autonumérico y correlativo que utiliza para identificar el producto. Externamente debemos indicar un código que nos resulte útil para clasificar los productos o localizarlos fácilmente en los listados. La estructura de ese código es libre para cada empresa y puede tratarse de un código alfanumérico. El resto de campos que podemos rellenar, no son obligatorios en la fase de creación, pero son necesarios para poder operar con los productos en el futuro. Si es un servicio, las unidades en las que se mide el producto (p.e. kg, m, etc…) o el número de decimales con los que vamos a operar con ellos son campos necesarios para la operatividad del los productos.